martes, abril 21, 2009

DESCUBRIMIENTOS: La llamada de lo salvaje, Jack London



La historia se desarrolla en la época de la fiebre del Oro en Canadá. Buck es un perro cuyo padre era un San Bernando, que es muy respetado y querido en el hogar de su amo. Unos traficantes raptan al perro. Después de someterlo a una cruel paliza, el perro que queda moribundo, sobrevive. El perro es comprado por los dueños de un trineo, así que pronto tendrá que aprender a sobrevivir en condiciones adversas. Su carácter afable cambiará marcado por las leyes de la selva y el instisto para sobrevivir. Su situación cambiará cuando encuentra a un amo respetuoso.

Un libro de aventuras de lectura rápida y apasionante, con apenas 130 páginas. Me gustó mucho la evolución del personaje Buck, que es el protagonista. Me recordó este libro a Colmillo Blanco, también del mismo autor, donde un animal es el protragonista, en su misma línea tiene descripciones desgarradoras. El libro está lleno de momento impactantes y dramáticos. El final, uno de los más emocionantes que he leido. Muy recomendable para los aficionados a la narrativa de aventuras, Jack London tiene un estilo directo (como un mazazo) y cercano que creo que puede gustar a casi todos.

***
" Hay un éxtasis que señala la cúspide de la vida, más allá de la cual la vida no puede elevarse. Pero la paradoja de la vida es tal que ese éxtasis se presenta cuando uno está vivo, y se presenta como un olvido total de que se está vivo. Ese éxtasis, ese olvido de la existencia, alcanza al artista, convirtiéndolo en una llama de pasión. Alcanza al soldado, que en el ardor de la batalla ni pide ni da tregua, y alcanzó a Buck que corría al frente de la jauría lanzando el atávico grito de los lobos y pugnando por atrapar la presa que huía a la luz de la luna. Estaba surcando los abismos de su especie y de las generaciones más remotas, estaba retornando al seno del Tiempo. Estaba dominado por el puro éxtasis de la vida, por la oleada de la existencia, por el goce perfecto de cada músculo, de cada articulación, de cada nervio, y todo era alborozo y delirio, expresión en sí misma del movimiento que lo hacía correr triunfante bajo la luz de las estrellas y sobre la materia inerte y helada. "

3 comentarios:

Arwen dijo...

Me están entrando muchísimas ganas de empezar a leerlo ya. Lo tengo esperándome en la estantería, junto a Colmillo Blanco.
Gracias por la maravillosa reseña.
Abrazos.

Anónimo dijo...

la historia es muy bonita .. asi que leanloo! trata de un perro llamado buck..

Anónimo dijo...

q azko