lunes, abril 06, 2009

DESCUBRIMIENTOS: El hotel encantado de Wilkie Collins


EL HOTEL ENCANTADO pertenece al género de novela de terror, o más específicamente al de la novela de fantasmas. Unos fantasmas que no son espantajos de ululante protoplasma, sino realidades que hallan sentido en los repliegues más oscuros y abyectos del espíritu de todo ser humano. El terror, pues, no se busca aquí a través del susto fácil, del mero entretenimiento, sino en la conmoción profunda que genera el horror auténtico: el que surge del encuentro del hombre consigo mismo en el terreno atroz de lo que está más allá de lo conocido y también más allá de lo tolerable.

El hotel encantado (también traducido como El hotel de los horrores) es uno de los varios libros que he leído de Wilkie Collins (suerte que es muy prolífico), y como todos me encantó. Es el típico libro que se lee del tirón. Cuando lo terminas te quedas con ganas de más. Tiene los ingredientes característicos de este autor que nunca defraudan. Mantiene el suspense y tensión hasta el final. El desenlace es muy inesperado y emocionante, en mi opinión de los más logrados de este autor. Es muy impactante, y por momentos estremecedor (las pinceladas de terror en este libro sos impresionantes).

Los personajes están muy logrados. Es impresionante la recreación de la inquietante Condesa. De todos ellos me quedo con Agnes y Henrry, que son admirables por su bondad.

No es el mejor de este autor (La dama de blanco, Armadale y La piedra lunar son muy difíciles de superar), pero igualmente se disfruta,

Muy muy recomendable. Creo que cualquiera que disfrute con el género de misterio, lo haría con este libro.

***
“¿Y esto es todo? Esto es todo.
¿Existe alguna explicación al misterio del hotel encantado?
Pregúntate tú mismo, querido lector, si existe explicación al misterio de la vida y de la muerte.”

“-Soy un enigma viviente... y usted quiere conocer la clave -dijo. La clave está, como dicen los ingleses, en una cáscara de avellana. Existe la errónea creencia de que los meridionales poseen una gran imaginación. Jamás ha habido equivocación más grande. No encontrará usted personas menos imaginativas que italianos, griegos o españoles. Para todo lo fantástico, para lo espiritual, son espíritus muertos. De vez en cuando nace un genio entre ellos, y esta excepción confirma la regla. Pues bien, yo, sin ser un genio, soy, a mi manera, una de esas excepciones. Poseo esa imaginación tan común entre ingleses y alemanes y tan rara entre italianos, españoles y demás meridionales. ¿Y cuál es el resultado? En mí se ha convertido en una enfermedad. Estoy llena de presentimientos que hacen terrible esta desdichada vida mía. No importa ahora cuáles son. Basta con decir que me dominan por completo... me empujan por mar y tierra según su capricho. ¡Ahora mismo estoy siendo presa de ellos y me torturan!”

3 comentarios:

Su dijo...

Hola mi niño :D
Yo tengo uno que se titula "El hotel de los horrores" ¿Será el mismo? ¿En el primer capítulo aparece un tal Doctor Wybrow?

AlexandreSM dijo...

Hola mi niña, sí los dos son el mismo libro.

Un bico.

Arwen dijo...

Me vais a hacer adicta a Wilkie Collins. ¿Cuál me recomendarías que leyese primero? Yo tampoco quiero perderme nada. ¿La piedra lunar?