domingo, abril 26, 2009

Árbol de canción, Federico García Lorca


Caña de voz y gesto,
una vez y otra vez
tiembla sin esperanza
en el aire de ayer.

La niña suspirando
lo quería coger;
pero llegaba siempre
un minuto después.

¡Ay sol! ¡Ay luna, luna!
Un minuto después.
Sesenta flores grises
enredaban sus pies.

Mira cómo se mece
una vez y otra vez,
virgen de flor y rama,
en el aire de ayer.

3 comentarios:

La chica de la luna dijo...

¿Te gusta Lorca? tengo un amigo que le escribió un tributo estupendo. Yo también te animo a visitar mi blog y dejar tu opinion

Saludos!

AlexandreSM dijo...

Gracias por la invitación, CHica de la luna, me verás por allí.

Pues los poemas de Lorca los estoy descubriendo ahora y me están encantando.

Saludos.

La chica de la luna dijo...

me hace gracia que en vez de contestarme en mi blog lo hagas a ti mismo, es un poco rollo volver para comprovar si lo has echo