viernes, julio 03, 2009

EL CABALLERO DE LAS ESPADAS de Michael Moorcock


Las aventuras de Corum Jhaelen Irsei, el príncipe de la Túnica Escarlata, el último de la raza de los Vadhagh.Enviado por su padre a realizar una pesquisa entre sus familiares, es apresado por el conde Mabden Glandyth-a-Krae, que le arranca un ojo y le corta una mano. Pero el mago Shool, para cumplir una venganza contra Arioch, el Caballero de las Espadas, le entrega el Ojo de Rhynn y la Mano de Kwll, dos dioses perdidos.Así empiezan las fabulosas aventuras de Corum, enfrentándose a la maldición de los Señores de la Espada, luchando a favor de los Señores del Orden y metido en una guerra que está más allá del Tiempo y del Espacio y que, al igual que Corum, no es dueña de su propio Destino.

Un comienzo espectacular el de esta trilogía, tengo muchas esperanzas puestas en ella. La escritura de Michael Moorcok es fantasía épica pura y dura, directo como un mazazo. Desde el comienzo ya hay acción. El autor consigue recrear muy bien este mundo fantástico, tanto en cada uno de sus habitantes como en lugares, y sabe meternos en cada atmósfera. Moorcok dice ser detractor de la obra de Tolkien, pero lo cierto es que hay algún elemento que otro en este libro que recuerda a El señor de los anillos. Así que como todas las generaciones posteriores fue una influencia para este escritor la Tierra Media. Pero no deja de ser una fantasía original, que nos presenta a unos personajes fantásticos envueltos en aventuras de lo más impactantes. El personaje de Corum me encanta porque se forja a sí mismo, es un superviviente a pesar de todo el dolor. Y aparte de sobrevivir tiene las fuerzas para luchar y enfrentarse a su destino.
Este es un libro que siempre está evocando emociones e imágenes. Me hubiera encantado vivir una temporada en el castillo Moidel.

***

“En aquellos días había océanos de luz, ciudades en el cielo y salvajes bestias voladoras de bronce. Era un tiempo en que los dioses se manifestaban en nuestro mundo con todos sus atributos; un tiempo de gigantes que caminaban sobre el agua; tiempo de magia, fantasmas, naturaleza inestable, sueños frustrados, pesadillas corpóreas. Era el tiempo de los Señores de las Espadas. El tiempo en que los Vadhagh y los Nhadragh, enemigos seculares, se extinguían sin darse cuenta de ello. Y los recién llegados Mabdén les envidiaban. Y los Grandes Dioses Antiguos empezaron a conocer el Miedo. Y Hombre, el esclavo del miedo, orgulloso en su ignorancia, continuó su progreso a tropezones. Pero siempre habrá seres que intenten combatir y destruir lo invulnerable. El Príncipe Corum Jhaelen Irsei fue uno de ellos.”

3 comentarios:

Cyllan dijo...

Leí mucho de este hombre hace años y me gustó. Ahora vas con Corum, pero no sé si ya conoces a Elric de Melniboné, a mí me parece el héroe mejor de Moorcock, increíble el alvino.

AlexandreSM dijo...

En el futuro me pondré con Elric, en esta trilogía aparece un poquito y me encantó.
Por cierto que punto tuvo el autor con poner a varios héroes del multiverso juntos.

Cyllan dijo...

Pues eso no lo recordaba coleguilla :P je. Hace mucho tiempo...