jueves, junio 05, 2008

SOLDADOS DE SALAMINA de Javier Cercas


Un joven periodista topa por casualidad con una historia fascinante, y muy significativa, de la Guerra Civil española, y se propone reconstruirla. Cuando las tropas republicanas se retiran hacia la frontera francesa, camino del exilio, en el desorden de la desbandada alguien toma la decisión de fusilar a un grupo de presos franquistas. Entre ellos se halla Rafael Sánchez-Mazas, fundador e ideólogo de Falange, quizás uno de los responsables directos del conflicto fratricida. Pero Sánchez-Mazas no sólo logra escapar del fusilamiento colectivo, sino que, cuando los republicanos salen en su busca, un miliciano anónimo le encañona y en el último momento le perdona la vida. Su buena estrella le permitirá vivir emboscado hasta el final de la guerra, protegido por un grupo de campesinos de la región, aunque siempre recordará a aquel miliciano de extraña mirada que no lo delató. El narrador se propone desentrañar el secreto del enigmático Sánchez-Mazas, de su asombrosa aventura de guerra, pero sólo para acabar descubriendo, en un quiebro inesperado, que el significado de esta historia se encuentra donde menos podía esperarlo, «porque uno no encuentra lo que busca, sino lo que la realidad le entrega».Como insiste en afirmar el propio narrador, Soldados de Salamina es un «relato real»; los lectores, sin embargo, lo leerán como un thriller: Cercas nos embarca en una investigación de hechos históricos que resulta apasionante porque su propósito es desentrañar un secreto que se resiste a ser desvelado, un secreto esencial que concierne no sólo a nuestro pasado más incómodo, sino sobre todo a la condición humana.


De vez en cuando nos encontramos en el panorama literario español alguna joya que piensas que perdurará a lo largo de décadas y nuevas generaciones de lectores la leerán, en mi opinión este es el caso de Soldados de Salamina. Si La velocidad de la luz del mismo autor me gustó, esta novela me apasionó. Es bastante superior a la primera que cito. Al leerlas relativamente en corto espacio de tiempo, puedo compararlas sin dudar. Esta historia la viví mucho más, fue más intensa. De hecho, leí cada una de las partes con avidez. De estas tres partes si tengo que elegir una me quedo con la final Cita en Stockton. La historia de Miralles es apasionante (el héroe de esta novela) y sorprende a medida que se va desvelando todo y a su vez el vínculo que establece con Javier. También las apariciones de Roberto Bolaño son estupendas. La historia de Rafael Sánchez Mazas, desde sus inicios hasta el final me impactó, sobre todo por sus planteamientos como poeta apasionado para justificar la creación de Falange. Si por algo recordaré este libro es por reflejar el homenaje a los verdaderos héroes, los que son atrozmente condenados al olvido después de entregar su vida a una de tantas guerras convulsas y devastadoras. Los héroes que no aparecen en las páginas de la Historia, pero que no por ello dejaron de serlo.

Soldados de Salamina se me hace un título imprescindible en la novela española actual, con el transcurso de los años será uno de los libros que releeré.


***

“Lentamente el reflejo se disuelve y en el ventanal aparece un desierto interminable y ardiente y un soldado solo, llevando la bandera de un país que no es su país, de un país que es todos los países y que sólo existe porque ese soldado levanta su bandera abolida, joven, desarrapado, polvoriento y anónimo, infinitamente minúsculo en aquel mar llameante arena infinita, caminando hacia delante bajo el sol negro del ventanal, sin saber muy bien hacia dónde va ni con quién va ni por qué va, sin importarle mucho siempre que sea hacia delante, hacia delante, siempre hacia delante.”
“Sánchez Mazas creyó descubrir en el fascismo el instrumento idóneo para curar su nostalgia de un catolicismo imperial y, sobre todo, para recomponer por la fuerza las seguras jerarquías del antiguo régimen que el viejo igualitarismo democrático y el nuevo y pujante igualitarismo bolchevique amenazaban con aniquilar en toda Europa. O dicho de otro modo: quizá para Sánchez Mazas el fascismo no fue sino un intento político de realizar su poesía, de hacer realidad el mundo que evoca en ella, el mundo abolido, inventado e imposible del Paraíso.”
"No sé qué opinará usted, pero a mí me parece que un país civilizado es aquel en que uno no tiene necesidad de perder el tiempo con la política."

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Se puede y debe opinar de política e historia pero con respeto, objetividad, naturalidad, sin resentimientos.Desde un punto de vista que no acuse ni a un bando ni a otro,pues al fin y al cabo ya todo esto es Historia y, como la Agencia EFE nos recuerda, "¡Que no se repita más!".

Jessica dijo...

Es un libro precioso.Yo lo leí y me quedé impresionada de cómo se puede estar en la piel de tanta gente contraria y a la vez y no ser bravo escribiendo.Saludos desde Bolivia!

Anónimo dijo...

La culpa la tienen los putos anarkistas y los iskierdosos de mierda y ese libro es la puta jodienda

Chaucerian dijo...

Mejor se dejaran de tanta pelea y tragedia y atendieran al libro en sí. A su estilo, forma de redactarlo, ¿a quién-enes va realmente dirigido?, ¿es melancólico?, ¿cómo se intrepreta hoy en día? ¿Es facha, rojo o ninguno de los dos?
Yo creo que ninguno de los dos, y que podrían aclararse dudas de los malentendidos al leerlo e incluso mejorar las notas para ancianos que estén interesados en este tesoro.

Anónimo dijo...

Es berdad.la culpa es de los revoltosos de siempre ke buscan guerra y mierda pa'nuestro pais español España con ascos de otro sitios como grecia o dinamarca.
Ganaremos la copa me cago en diez!!!!

Junior dijo...

He tenido oportunidad de leer el libro unas tres veces, y aunque siempre digo que la segunda parte es un poco tediosa, merece la pena por el hilo argumental que se desarrolla desde la primera parte hasta la tercera. Merece la pena leer esta historia.

Probablemente, lo que más me guste es cómo todo queda unido con la copla "Suspiros de España", en tres momentos muy diferentes, pero estrechamente vinculados por la melancólica canción.

La adaptación cinematográfica, muy buena.


En cuanto a los comentarios de arriba, la Historia de España está ahí, fijada, a pesar de que se quiera reescribir continuamente. Pero el libro, a pesar de tener la base histórica, no deja de ser una novela. Atendamos a su estilo, a su argumento, a las emociones de lo que nos cuenta, nada más.

Un saludo.