jueves, junio 26, 2008

El tigre



El tigre (Panthera tigris) es una de las cuatro especies de la familia de los felinos (Felidae) pertenecientes al género Panthera. Se encuentra solamente en el continente asiático; es un predador carnívoro, y es la especie de félido más grande del mundo, pudiendo alcanzar un tamaño comparable al de los felinos fósiles de mayor tamaño.
Existen seis
subespecies de tigre, de las cuales, la de Bengala es la más numerosa; sus números constituyen cerca del 80% de la población total de la especie; se encuentra en la India, Bangladés, Bután, Birmania y Nepal. Es una especie en peligro, y en la actualidad, la mayor parte de los tigres en el mundo habitan en cautiverio. El tigre es el animal nacional de la India.
Es un animal solitario y territorial que generalmente suele habitar
bosques densos, pero también áreas abiertas, como sabanas. Normalmente, el tigre caza animales de tamaño medio o grande, generalmente ungulados. En las seis diferentes subespecies existentes del tigre, hay una variación muy significativa del tamaño. Los tigres machos tienen un tamaño mucho mayor que el de las hembras. Análogamente, el territorio de un macho cubre generalmente un área mayor que el de una hembra.


El tigre es el felino más grande del mundo; el peso récord en estado salvaje de un macho adulto es de más de un tercio de tonelada. El tamaño de los tigres y demás características varían de una subespecie a otra. En estado salvaje, los tigres machos tienen un peso que oscila entre los 100 y los 306 kg, y una longitud, incluyendo la cola (que mide entre 60 y 100 cm en los machos más grandes) de entre 2,13 y 3,35 m. Mientras que las hembras, mucho más pequeñas, tienen un peso de 85 - 167 kg; todo esto desde los tigres de Sumatra (la subespecie de menor tamaño) hasta los tigres de Amur (la subespecie de mayor tamaño).
La mayoría de los tigres tienen un pelaje
naranja o leonado, un área intermedia y ventral blanquecina y las rayas varían en tono desde marrón oscuro hasta el negro. La forma y cantidad de las rayas varían entre las diferentes subespecies, aunque la mayoría de los tigres suelen tener menos de 100 rayas. El patrón de rayas es único en cada ejemplar, y es posible utilizar esto para identificar a un individuo, de la misma forma que las huellas digitales se utilizan para identificar a una persona. Sin embargo, debido a lo difícil que es registrar el patrón de rayas en un tigre salvaje, este no es el método más usado para la identificación de un tigre. Probablemente, la función de las rayas es el camuflaje, siendo útil para ocultarse de sus posibles presas. El patrón de rayas también se encuentra en la piel del tigre, por lo que, si es afeitado, sus rayas distintivas pueden ser observadas.
Como la mayoría de los felinos, se cree que los tigres tienen cierta visión de color.




Extinción


En la actualidad, el mayor enemigo para el tigre es el ser humano.
Los
huesos, y prácticamente todas las partes del cuerpo del tigre han sido usados en la medicina oriental tradicional, aunque en la actualidad esta práctica ha sido prohibida en China.
La caza ilegal para la obtención de la
piel, y la destrucción de su hábitat, han reducido de forma considerable la población salvaje del tigre. Se estima que a principios del siglo XX, existían alrededor de 100.000 tigres en estado salvaje, distribuidos desde la península de Anatolia, hasta la isla de Bali; mientras que recientemente, se calcula que la población salvaje del tigre, consta de poco más de 3.000 ejemplares, mientras que en cautividad se estima que existen aproximadamente 20.000, un número mucho mayor al de los tigres salvajes.

1 comentario:

Caro dijo...

Desde hace mucho tiempo pienso no solo en este tipo de tigre en peligro de extinción, sino también en las ballenas que con arpones ilegalmente matan los chinos y en los abrigos de animales despellejados que las señoras lucen con orgullo o en esas botas de piel de cocodrilo auténticas. ¿Y los zoos? ¡Vamos al zoo, niños!
¿Desde cuándo el hombre se empezó a creer dueño de todo, hasta de ponerle nombre a las estrellas?
¿Qué derecho tienen a criar animales en cautividad en jaulas para que nosotros les tiremos cacahuetes y nos riamos durante cinco minutos? Pingüinos y osos polares en países cálidos. A la Reina le regalan un oso panda, también en peligro de extinción, y los peces en las peceras chocan con el cristal que no detectan y te miran de perfil, con su memoria de tres minutos, o tres segundos. Pero los elefantes sí tienen memoria. Los animales son inteligentes. Y aunque no lo fueran. No hacen daño premeditadamente contra el hombre.
Asqueroso el dinero que ansiamos el día que nuestra mente ideó el negocio que implicaba el cautiverio,la tortura y/o la muerte de los animales. Porque hemos roto la cadena alimentaria y ya los buitres atacan a animales vivos, hay que matar a más conejos de los debidos, los osos hormigueros bajan a las carreteras porque les hemos quitado el terreno y a las palomas, símbolo de paz, también llamadas ratas del aire, les damos anticonceptivos para impedir su reproducción y así evitar sus naturales necesidades manchando nuestras graaaaandes obras de arte.
Pues que contraten a más limpiadores y que se reduzca el paro. Fuera los zoos y no habrán tampoco animales abandonados, que yo ya tengo a dos apadrinados que abandonaron y maltrataron:un perro y un caballo. La libertad es lo mínimo. Su prohibición es denigrante. El asesinato del animal si no es para comer y continuar la cadena, entonces, fuera. Matar por matar, es violencia.
Pero qué estúpida soy: si nos matamos entre nosotros, ¿qué voy a esperar que hagan con los animales, con el mundo que los hombres consideran a sus pies y pisotean?