martes, diciembre 04, 2007

EL VALLE DE LOS LOBOS de Laura Gallego García

La llamaron Dana y creció junto a sus hermanos y hermanas como una más. Nunca la trataron de forma especial y, sin embargo, todos podían ver que era diferente. Sigilosa como un gato, apenas hablaba. Su vida cambió para siempre el día en que el Maestro la llevó con él a la Torre, en pleno Valle de los lobos. Allí le serán desvelados los secretos de la magia más ancestral.

“Atravesaron el Valle de los Lobos sin novedad y cuando las sombras del bosque se cernían sobre ellos, al girar un recodo, vieron por fin la esbelta silueta de la Torre recortándose contra las montañas. Era una alta construcción oscura y elegante, rematada por una larga aguja; su cúspide estaba cercada por una pequeña plataforma almenada que formaba un anillo a su alrededor”

“Súbitamente se oyó un enorme estallido y una bola de fuego irrumpió en la escena, una bola de fuego que volaba en zigzag como fuego fatuo, pero que no era un fuego fatuo. Como si tuviera voluntad propia iba de lobo en lobo, y todo aquel al que rozaba ardía en llamas.
Una melodiosa pero potente voz pronunció las palabras de otro conjuro, y una jauría de enormes perros se lanzó sobre los lobos. A la luz de la llamas, Dana vio que no eran perros sino espectros de perros, hechos de sombra helada y con los ojos ardientes como brasas. La aprendiza sabía que era un hechizo muy por encima de su nivel y buscó con la mirada a su salvador.”

“No voy a dejarte. Sabes que en el fondo nada muere, y que yo te estaré esperando.”

“Su túnica roja flotaba en torno a ella y su cuerpo emitía una aureola de luz dorada. Sus ojos azules brillaban como luceros perdidos en un pozo sin fondo.”

2 comentarios:

Anónimo dijo...

este es el mejor libro que e leido.
recomiendo leerlo

Edmundo dijo...

Hola, por mi parte también es uno de los mejores libros de fantasía que he leído.

Saludos.