viernes, diciembre 25, 2009

LA CASA ENCANTADA de Charles Dickens


Un grupo de amigos se reúne en una casa aparentemente encantada con la intención de descubrir evidencias de lo sobrenatural. Recluidos en sus habitaciones durante la navidad, vuelven a juntarse en la noche de reyes con el fin de contar, cada uno, las historias de sus encuentros fantasmales. La Casa encantada apareció para las navidades de 1859 en el semanario que Dickens dirigía, y en ella intervienen varios de sus colaboradores habituales, entre ellos Wilkie Collins y Elizabeth Gaskell. Cada uno de ellos encargó de narrar una historia en cada habitación de esta singular casa encantada. De este modo, crearon una obra colectiva que había permanecido hasta ahora inédita en castellano.

Partiendo de un nexo común, que es una casa que cuenta supuestamente con elementos sobrenaturales, cada huésped contará luego su experiencia mientras se aloja en su habitación. Primero hay que advertir a futuros lectores que aunque lo parece por el título, no es este un libro con relatos de fantasmas al uso y apariciones espectrales . Digamos que con cada relato de cada huésped hay un concepto de fantasma, y a todos les une como telón de fondo la época navideña. Lo que para unos, un fantasma es un recuerdo que nos atormenta y nunca nos deja, para otros puede ser lo que anhelamos ser, o la propia historia personal de un espíritu con la que nos sentimos identificados... Porque los fantasmas pueden llegar a ser muy humanos.
En la contraportada citan a lo colaboradores más famosos, pero también participaron en este libro Hesba Stretton, George A. Sala y Adelaide A. Procter, que hasta ahora eran unos escritores victorianos desconocidos para mí, y me han sorprendido todos gratamente. El prefacio de Peter Ackroyd dice textualmente que los otros relatos tienen menos mérito que los de Dickens, yo no estoy de acuerdo porque cada uno en su estilo se maneja muy bien en su relato. Por ejemplo el relato de Elizabeth Gaskell me parece tan bueno como El fantasma de la habitación del amo B. (el mejor de Dickens en mi opinión), si no lo supera casi. Y no hay que olvidar el inquietante candelabro de Wilkie Collins.
En conjunto, es este un libro muy recomendable, y por mi parte ya tengo otra relectura navideña de Dickens aparte de Canción de Navidad.
Muchas gracias Sami:)
***
"Una mujer mayor, medio ciega, y de rostro dulce, amable y cuidado, se acercó a la tribuna de los testigos e hizo una reverencia" humilde a aquellos a quienes le habían enseñado que había que respetar; unas personas a los que no podía ver.
Había algo en su aspecto humilde y en su ceguera, mientras esperaba a que alguien dijera algo a su pobre y atormentada mente apenas se dio cuenta de que había conmovido a todo el mundo que la miraba."

1 comentario:

Arwen dijo...

Este me lo apunto. Tiene muy buena pinta. Dickens es de lo mejor. Lo adoro.
Besos y gracias.