domingo, mayo 25, 2008

¡Y GANO RUSIA!


Dos años después de quedar en un digno segundo puesto Dima Bilam se alza con la victoria este año. Debe ser hermoso repetir y volver a representar a tu país y encima ganar (y de forma contundente). La canción tenía todos los elementos para ser una merecida ganadora: una balada con emotividad que va cogiendo fuerza, una puesta en escena hermosa, una bonita interpretación. Por fin Rusia se lleva el triunfo después de casi tocarlo en los últimos años, recordemos a t.A.T.u. y al grupo que quedó tercero el año pasado. Respecto al segundo puesto me pareció justo, en general el top 5 me lo pareció. Curioso, Ani Lorak consigue este año el mismo resultado para su país que el anterior. Pero entraron en el top 10 países que no merecían para nada este puesto (clama al cielo la burda canción de Bosnia&Herzegovina en esta lista). Como todos los años ha habido injusticias, para mí las más destacables las de Islandia, Suecia y Rumanía (y el último puesto de una balada como la de Polonia).

Sobre el puesto de España comentar que hasta muy alto me pareció para el circo que montaron. Sí, hicimos bien el ridículo ante Europa. Esperemos que TVE se tome en serio por fin la elección del tema para el Festival.

En líneas generales, disfrute mucho de la final y me alegre al ver que este año, como en el anterior, triunfó un gran tema, triunfo la calidad musical.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ganó el enorme número de votos de países del este, no la calidad musical.

Jesús dijo...

Ganó un pais del este, pero también ganó la calidad musical. Si bien es verdad que el tema de Dima Bilan de 2006 me gustaba más para una victoria, el de este año no se queda atrás.

Y lo de los votos es volver de nuevo a lo mismo. Se ha demostrado ya que de votar sólo los países miembros de la Comunidad Europea, también habría ganado Rusia. y de hacerlo sólo los países de la Europa Occidental, el triunfo habría sido para Armenia. ¿Entonces, en qué quedamos?

Siempre existe el voto vecinal, pero un país no gana sólo con el voto vecino, sino que tiene que recibir puntos de la mayoría de los países. Y Rusia los recibió de 38 (y eran 43, contando a la propia rusia que no puede votarse).

Por tanto, victoria merecida.