lunes, enero 19, 2009

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS de John Boyne


Si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como esa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una.

Llevaba tiempo tras esta novela, quería saber que ha llevado a que tanta gente la haya leído, así que empecé su lectura…y enseguida terminé. Sus algo más de 200 páginas se leen del tirón, el estilo del autor es bastante sencillo y con los apropiados golpes de efecto. Primero decir que pese a las apariencias, este no es un libro para niños, básicamente porque no podrían comprender muchas de las cosas que aquí suceden. Como le sucede a Bruno. Precisamente se habla de la bonita inocencia de los niños y de su propia interpretación que hacen del mundo de los adultos. Así Bruno imagina como será la vida de las gentes que habitan tras la alambrada, esto le mueve a investigar hasta que se encuentra con el niño de pijama de rayas. En mi opinión, lo mejor del libro es la tierna amistad entre Bruno y Shmuel. Los niños dan una lección: la verdadera amistad no mira las diferencias. El final es sobrecogedor. Se alternan escenas de ternura con cruda dureza.Un libro conmovedor que por supuesto recomiendo.
***

“Shmuel hizo algo que nunca había hecho: levantó la base de la alambrada como hacía cuando Bruno le llevaba la comida, pero aquella vez metió la mano por el hueco y la dejó allí, esperando a que Bruno hiciera lo mismo, y entonces los dos niños se estrecharon la mano y sonrieron. Era la primera vez que se tocaban.”

3 comentarios:

Arwen dijo...

Me encantó este libro, y eso que me costó mucho acercarme a él. Ay de mis prejuicios tontos y siempre absurdos ante los best-sellers. Siempre hay uno que brilla con fuerza y este es uno de ellos.
No solo es tierno; no solo importante. Es imprescindible, pues lo que aprendemos gracias a las vivencias de Bruno está dirigida y gusta tanto a adolescentes como a jóvenes y aquellas personas que teniendo la edad que tengan saben encontrar en su alma aquel niño que fueron y comprender así a Bruno.
Muchos lo han comparado con El Principito.
No opino igual.
Para nada.
Un abrazo Alexandre. Magnífica reseña.

AlexandreSM dijo...

Pues sí hay muchos fenómenos literarios que nos han regalado libros maravillosos.
Siempre estará ese libro especial esperándonos, es cuestión de tiempo.
Creo que son dos libros diferentes.

Un abrazo.

Jesús dijo...

Magnífica lectura. Para esta clase de libros habría que crear una etiqueta que fuera más allá de la de "bestseller", que ya sabemos que suelen tener tintes negativos. Sin duda, Boyne acertó con el argumento, la manera de desarrollarlo y las técnicas para contarlo. Increíble el resultado.

Habrá que probar con la siguiente novela del autor.