jueves, mayo 07, 2009

Vivir adrede


Hoy recibí con alegría la noticiade que Mario Benedetti ha recibido el alta hospitalaria y que ahora continuará escribiendo en casa. Seguro que el apoyo de sus incontables lectores desde todos los rincones del mundo le llegó y reconfortó su alma. Me he propuesto hacerle mi particular homenaje leyendo uno de sus libros. En concreto me he adentrado en Vivir adrede (que alterno con Últimas tardes con Teresa), que es una extensa colección de reflexiones de la vida , aderezada con poesía y microrelatos. Los pocos pensamientos que he leído ya me han sorprendido. ¿Cómo unas escasas líneas pueden encerrar tantas verdades? Aquí os dejo un adelanto, una reflexión sobre el miedo tan presente en nuestras vidas...

"No se juega con el miedo porque el miedo puede ser un arma de defensa propia, una forma inocente o culpable de coraje. El miedo nos abre los ojos y nos cierra los puños y nos mete en el riesgo desaprensivamente. Andamos por el mundo con el miedo a cuestas como si fuera como si fuera un pudor obligatorio o en su defecto una variante del fracaso. Tal vez sea el mandamiento o quizás el mandamiento de alguna ley desconocida, de un dios cualquiera. Por las dudas, una buena fórmula contra el miedo puede ser la que dejó escrita el bueno de Pessoa: Espera lo mejor y prepárate para lo peor."

1 comentario:

Arwen dijo...

La verdad es que también suspiré de alivio cuando me sorprendió la noticia de la mejoría de Benedetti.
Este libro es maravilloso. Me encanta. Desde luego con sus pequeñas reflexiones nos lleva, cuando la vida es más dolorosa, a continuar en la lucha, porque sí que hay que vivir adrede, pase lo que pase, porque es bello todo, mucho, aunque no nos demos cuenta en algunos momentos.
Gracias por tu amistad, Alex. Te quiero mucho.