miércoles, mayo 06, 2009

DON JUAN TENORIO de José Zorrilla


El arquetipo de Don Juan, entroncado con la tradición literaria del Siglo de Oro español, se convirtió durante el siglo XIX en uno de los personajes favoritos del romanticismo europeo. El drama de JOSÉ ZORRILLA, estrenado en 1844, incorporó definitivamente la figura de DON JUAN TENORIO al acervo de la cultura popular. El atractivo del argumento y la hábil dosificación de diversos elementos, unidos a una versificación fácil y sonora, contribuyeron al rotundo éxito del drama, representado tradicionalmente desde 1850 en los teatros españoles a comienzos de noviembre, en coincidencia con el día de las Ánimas.

Por fin le llegó el turno de lectura a una de las obras más universales. Y ha sido toda una experiencia lectora. Al principio me costó cogerle el ritmo, pero después me vi envuelto en estos versos sin parar hasta llegar al final. Me quedo con la segunda parte. El final impresionante con una Doña Inés espectacular. Su gesto es una las cosas más poéticas que he leído.
Hasta ahora no tenía conocimiento de que se habían escrito más libros sobre la figura de este personaje, antes del propio Zorrilla. Pero al parecer fue éste quien mejor recreó a Tenorio.Esta es la mejor obra de teatro de las pocas que he tenido la oportunidad de leer. No dejéis de leer esta historia inmortal.

***
" ¡Ah, mármoles que mis manos
pulieron con tanto afán!
Mañana os contemplarán
los absortos sevillanos;
y al mirar de este panteón
las gigantes proporciones,
tendrán las generaciones
la nuestra en veneración.
Mas yendo y viniendo días,
se hundirán unas tras otras,
mientra en pie estaréis vosotras,
póstumas memorias mías."

"¡Ah! ¿No es cierto, ángel de amor,
que en esta apartada orilla
más pura la luna brilla
y se respira mejor?
Esta aura que vaga llena
de los sencillos olores
de las campesinas flores
que brota esa orilla amena;
esa agua limpia y serena
que atraviesa sin temor
la barca del pescador
que espera cantando el día,
¿no es cierto, paloma mía,
que están respirando amor?"

" En los años que han corrido
desde que yo le escribí,
mientras que yo envejecí
mi Don Juan no ha envejecido.
Y fama tal por él gozo
que se cree, a lo que parece,
porque Don Juan no envejece,
que yo he de ser siempre mozo:
y hoy el bravo Ducazcal
os anuncia en su cartel
que he de hacer aquí un papel,
que tengo que hacer ya mal.
Yo no soy ya lo que fuí:
y viendo cuán poco soy,
dejo a los que más son hoy
pasar delante de mi;
pues, por Dios,que por más brava
que sea mi condición,
la fiebre rinde al león,
la gota la piedra cava.
Aun latir mis bríos siento:
pero es ya vana porfía,
no puedo ya la voz mía
pedirle otra vez al viento:
y a quién me lo quiere oir
digo años ha por doquier,
que pierdo el sér de mi ser
y que me siento morir.
"

4 comentarios:

César dijo...

Me alegro que te haya gustado Alex! Y si algún dia tienes la oportunidad de ver la representación teatral, no te la pierdas!!

Saludos

AlexandreSM dijo...

Muchas gracias, César!

Arwen dijo...

Hola Alex. Siento la tardanza. Lo terminé el día diez, pero me parece que no tuve oportunidad de decírtelo.
Me encanta compartir esta lectura contigo.
Yo también leí "El burlador de Sevilla y Convidado de Piedra", atribuido a Tirso, pero me quedo definitivamente no ya con el Don Juan de Zorrilla, Super Canalla arrepentido y enamorado, sino con Doña Inés, un personaje tierno, precioso, quien, con su inocencia exenta de ñoñería, le abre nuevos horizontes a Don Juan Tenorio... Menuda lección le da.............
Me ha encantado.
Muchos besos, muchos, muchos.

AlexandreSM dijo...

Que bien que te haya gustado, Arwen.
Doña Inés creo que es el mejor personaje, por la lección que le da a Tenorio.