domingo, septiembre 28, 2008

EL INICIADO de Louise Cooper


"Tarod, Tarod, Tarod..." Una voz desconocida pronuncia este nombre martilleando sin cesar el cerebro del joven que no sabe cómo se llama ni por quién ha sido engendrado. El muchacho lo adopta como su nombre. Tarod reside en un fastuoso castillo, situado en la Península de la Estrella, donde habitan los Sumos Sacerdotes de Aeoris, dios del Bien, dios del Orden, y es instruido en las artes arcanas y mágicas, convirtiéndose en uno de los hechiceros de mayor rango. Es el Iniciado. Pero un día la voz se materializa en una forma humana de espíritu demoníaco. Es Yandros, personificación del Mal. Por el sabe el Iniciado que ha sido designado para introducir, de nuevo, el Caos en el mundo.

El iniciado me ha encantado. Me parece un argumento y planteamiento bastante original (como por ejemplo el significado de la magia), no sigue tanto los tópicos postolkien, si bien está la constante del Bien y el Mal. Los personajes son muy buenos, no son los personajes planos al uso en algunas novelas de fantasy. En esta primera entrega ya la autora es capaz de introducirte en su mundo creado, mantener la intriga en la trama y dar un adelanto de todas las emociones que surgirán en el viaje de esta trilogía.

***

"Nuestros dioses se encaminan al exilio; nosotros vamos hacia la destrucción. Pero nos consuela la certidumbre de que el rígido y estancado reino del Orden no puede durar eternamente. Pasarán cinco generaciones o cinco mil, pero el círculo se cerrará una vez más. Nuestros dioses son pacientes, pero a su debido tiempo se lanzará el desafío. El Caos volverá."

1 comentario:

Xavier dijo...

Respecto a donde dices que en la historia encontramos "la constante entre el bien y el mal" la verdad es que no estoy de acuerdo. Yo considero que no es fácil discernir el bien y el mal en la historia que nos cuenta esta trilogía. La verdad es que tiene una historia muy conseguida y, en mi opinión, intenta decirnos que el "orden" y el "caos" no deben ser confundidos con el "bien" y el "mal". Los dioses del orden se muestran algo despiadados en algunos sentidos, y por otra parte los del caos muestran un lado más humano que los otros por decirlo de algún modo. Aunque el planteamiento inicial hace pensar que una cosa va ligada de la otra más adelante nos damos cuenta de que no era como parecía.

Dejando eso a un lado, debo añadir que es una gran trilogía que tuve ocasión de leer con 14 años y se convirtió en mi saga favorita durante mucho tiempo aunque con el paso de los años he encontrado algunas que lo superan.

Un saludo ;)