miércoles, marzo 12, 2008

ESCRITORES FAVORITOS (VII): J.K.Rowling


No podía dejar de dedicarle un espacio en mi blog a la autora de mi saga favorita de fantasía de todos los tiempos. Todos los libros que publique los leeré sin duda, aunque siempre la tendré presente por crear a Harry Potter. Me parece admirable la labor que ha desempeñado esta autora, motivando de nuevo a una generación de niños a descubrir el placer de los libros. Y todo empezó en un viaje en tren, no deja de ser mágico. Todo lo bueno que le ha sucedido a esta gran mujer lo tine más que merecido.


J.K. Rowling. La historia de Joanne Rowling se asemeja mucho a la de un cuento de hadas. Todo comenzó el 31 de julio de 1965. Hija de una madre aficionada a la lectura y de un padre maestro, Joanne se crió en Chipping Sodbury, un lugar de Inglaterra cerca de Bristol. De niña le gustaba pasear, junto a su hermana de dos años menos, Dianne (en los ratos que no peleaba con ella), por el cementerio que estaba al lado de su casa... aún ahora Jo admite que esos lugares son una fuente inagotable de nombres. De chica, ella se autodenominó como una niña insegura y angustiada, con un estilo parecido al de Hermione (aunque no tan estricta como ella).

De niña, Jo contó su primer cuento a su hermana pequeña Di. En una historia, Di caía en una madriguera de conejos que le daban fresas. El primer cuento que escribió lo protagonizaba un conejo llamado Conejo. ¡Se enfermaba de sarampión y le visitaban sus amigos animales!

Se crió bajo una enseñanza bastante cerrada y antigua, en la cual la profesora sentaba a los alumnos de acuerdo a su inteligencia. Joanne fue a parar al sector de "niños cortos de luces"... quien diría que años después se convertiría en una gran escritora.

Ella detestaba las matemáticas... ¡En su primer examen sacó un cero! En sus primeros años de escuela, Rowling se pasaba las horas de la comida inventando historias protagonizadas por sus amigos convertidos en superhéroes. ¡Y siempre acababan con un "continuará"!

En la secundaria conoció a su mejor amigo, a quién le dedicó el segundo libro, Sean Harris. Según ella dice, Ron está inspirado en parte en él. Será por su simpatía, su amistad... o porque también tenía un viejo Ford Anglia turco (aunque no volador). Allí también conoció a la señorita Shephard, profesora de inglés y una gran influencia para su vida. Claro que no toda su secundaria fue color de rosa, también habían profesores prepotentes, en los cuales se basó para hacer el personaje de Snape. Ella admite que no la pasaba bien en las clases de manualidades ya que era pésima para esas cosas.
Luego de terminar la secundaria, entró a la Universidad de Exeter, donde estudió durante cuatro años idiomas.

Graduada ya, partió hacia París a enseñar inglés. Un año después volvió a Londres para hacer un curso de Secretaria Bilingüe. Trabajó como secretaria para una companía de espías industriales (donde confiesa que la pasó horriblemente mal) y luego para Amnistía Internacional (una organización internacional en defensa de los derechos humanos).

Tiempo después, viajó a Portugal, donde conoció a Jorge Arantes, un periodista con quien se casó al poco tiempo.

¿Pero cuándo nació Harry? En un viaje de Manchester a Londres la asaltó la idea y le pareció que le sería divertido escribir una historia sobre un joven mago en una escuela de brujería. La desesperación le asaltó cuando se dio cuenta que no tenía una libreta a mano (siempre la tenía!)... pero ella comenta que así fue mejor, porque durante el viaje ideó gran parte de la serie... el resto? En los siguientes 6 años en diferentes bares. Ni bien llegó a Londres, corrió a su departamento y en una libreta barata comenzó a volcar todas sus ideas. El Quidditch nació después de una descomunal pelea que tuvo con su novio, de la cual Joanne salió furiosa hacia un bar y allí comenzó a inventar el deporte mágico más famoso.

Antes de su divorcio, Joanne quedó embarazada de Jessica. Luego de que naciera, cortaron su relación y ella viajó a Manchester con su madre, quien estaba muy enferma. Al mes ella murió, dejándole a su hija uno de sus peores golpes de toda su vida. Parte de ese dolor ella dijo que lo expresó en el capítulo "El Espejo de Oesed" del primer libro.

Viajó a Manchester para pasar las Navidades junto a su hermana, pero al poco tiempo decidió volver a Escocia y seguir enseñando.

La vida se le hizo difícil allí, ya que casi sin dinero en el bolsillo tenía que esperar a que su hija se durmiera para correr a una cafetería y estirar la taza de café hasta el absurdo para poder escribir en un lugar con calefacción. Claro que eso no era visto con buenos ojos, pero tuvo la suerte de que su cuñado abriera su bar, el Nicolson's (sobre la calle de mismo nombre... es un restaurant-bar de precios moderados sobre un primer piso).

Allí fue donde terminó La Piedra Filosofal. Pero como cuento para niños ese libro no sería muy fácil de publicar... digamos que los niños de entonces no estaban muy dispuestos a comprar un libro de 250 páginas. Consiguió a su agente literario, Christopher Little, pero no a una editorial dispuesta a publicar el libro.

Mientras, Jo reescribía una y otra vez enviando su trabajo a diferentes editoriales (claro que todos estos editores ahora se están quedando sin pelo). Una respuesta milagrosa de Bloomsbury fue el segundo mejor momento de su vida, claro que después de Jessica. Ella confiesa que: "Anduve todo el día con un ejemplar bajo el brazo. La primera vez que lo ví en una librería tuve el loco deseo de firmarlo. Jessica chillaba cuando veía los libros en las librerías. Estoy segura de que la gente habrá creído que la hacía gritar yo...". Pero le exigieron que se agregara un segundo nombre, para ayudar con las ventas y ella eligió el de su abuela favorita: Kathleen, que es la "K." antes de "Rowling".

Luego de su publicación los problemas financieros de Joanne terminaron. Pero el libro, a pesar de su poca publicidad (solo un par de buenas reseñas), tuvo una gran aceptación en todo el Reino Unido y la editorial norteamericana Scholastic le pagó una jugosa suma de 150.000 de dólares (una suma que Joanne nunca podría haber imaginado tener toda junta) asegurando la publicación de los otros 7 libros.


La publicidad, los premios ganados gracias a los libros (el más famoso es el Premio al libro Smarties de Oro, que los ganó con sus primeros dos libros) y la prensa hicieron el resto. Cuando todo parecía haberse calmado, Warner Bros. le compró los derechos de los primeros libros para llevarlos a la pantalla grande, con la promesa de un intento por no alterar en lo más mínimo la historia.

Terminó de escribir su segundo libro, La Cámara Secreta, a los dos años, lo que le pareció un trabajo muy duro ya que no estaba segura que estuviera a la altura de lo que los lectores esperaban. Pero su primer puesto en ventas durante las primeras semanas de venta le hicieron cambiar su opinión.

"Y la idea de que los niños hicieran cola en las librerías para comprar El Prisionero de Azkabán me encantaba", se confiesa. Y ni hablar de El Cáliz de Fuego, editado en inglés en el año 2000.

En diciembre del 2001 se casó con el Dr.Neil Murray, con quien que vive felizmente embarazada en su nueva mansión en Perthshire, Escocia. Actualmente, su vida es ligeramente distinta que cuando escribiese las primeras páginas de Harry Potter: es madre de tres hijos: Jessica, David y Mackenzie.
Su relación con los fans también ha cambiado, al reabrir su página web oficial,
JKRowling.com, para responder a las dudas más retorcidas de sus lectores. Después de publicar el cuarto libro, escribió dos libros más cuyas ganancias se dirigen al Comic Relief, una ONG. Entre otras contribuciones se encuentran donaciones a la investigación del tratamiento para la esclerosis múltiple, la enfermedad que causó la muerte de su madre. Según sus palabras la saga de Harry Potter consta de siete libros, uno para cada año en la escuela Hogwarts.
La publicación del quinto libro fue retrasada debido a una demanda fallida de plagio contra Rowling por parte de
Nancy Stouffer. El quinto libro fue publicado el 21 de junio de 2003. Nancy Stouffer perdió la demanda.
A finales de 2003, Rowling fue invitada por el productor
Rusell T. Davies a participar en un episodio del programa británico Doctor Who. Aunque ella se sorprendió por la invitación, no la aceptó porque se encontraba ocupada escribiendo el siguiente libro de la serie Harry Potter.
Rowling también ha aparecido en la caricatura
Los Simpsons como invitada especial y en un capítulo del Anime de Kirby se le hizo un honor a sus libros y a ella. A pesar de la fama que sus libros han adquirido en estos últimos años la escritora continúa sorprendiendo a los lectores con su inigualable fuerza narrativa. El título de su último libro en inglés fue revelado el 21 de diciembre del 2006: Harry Potter and the Deathly Hallows, que se ha traducido al castellano como Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. El séptimo y último libro se publicó el 21 de julio del 2007, coincidiendo así con el décimo aniversario de la publicación del primer libro de la Saga. La versión en español de dicho libro fue publicado por la editorial Salamandra el 21 de febrero de 2008.

Después del Séptimo, la escritora medita sobre la idea de publicar un libro enciclopédico con toda la información que no plasmó en los primeros siete libros. Los beneficios serían para la caridad. Además, Rowling está escribiendo
otros libros.

3 comentarios:

Jesús dijo...

Aunque nada me haría más ilusión que J. K. Rowling sacará alguna nueva historia del mundo de Harry Potter, me gustaría leer algo nuevo, algo diferente. Sería fantástico ver de la mano de esta autora una novela dirigida, en principio, al público adulto. O, en caso de seguir con el público juvenil, un argumento que esté protagonizado por nuevos personajes, nuevos contextos, etc.

A ver con qué nos sorprende en sus próximos libros (aunque ya sabemos que podría vivir sin problemas sin escribir nada más).

Un saludo.

Junior.

Edmundo dijo...

De momento tenemos de seguro la Enciclopedia Potterica, pero sin fecha definida. Habrá que ver como se desenvuelve en otros géneros. Yo desde luego leeré todo lo que publique.

Saludos.

Junior dijo...

¡Esa enciclopedia tiene que ser nuestra! :D:D Y también la leeré como si otro libro de Harry Potter se tratara, desde la primera a la última página.

Por cierto, ayer en el programa ¿Qué apostamos?, que se emite por algunas televisiones autonómicas, una chica realizó una apuesta que consistía en que, con un máximo de dos frases, era capaz de adivinar el libro de Harry Potter al que pertenecía, el número de capítulo y el título de dicho capítulo. ¡Y lo consiguió, impresionante!

La mayoría seríamos capaz de adivinar el título (y a duras penas según las frases), así que lo de esta chica es fascinante.

En cuanto cuelguen el video de la apuesta te lo hago llegar. ;)

¡Saludos!