domingo, marzo 16, 2008

DESCUBRIMIENTOS: LAS CENIZAS DE ANGELA de Frank McCourt


En este magnifico libro se narran los duros comienzos de una familia emigrante irlandesa vista a través de un niño. Por ello, el lector se encontrará con grandes dosis de humor y compasión transmitidos a través de su autor, Frank McCourt. La madre de Frank, Ángela, no tiene dinero para dar de comer a sus hijos porque el padre de Frank, Malachy, rara vez trabaja, y cuando trabaja se bebe el sueldo. Lo es es la esperada continuación de éste libro, número uno en las listas de bestseller de todo el mundo.
Cuando acabas el libro te quedas con sensación de vacio y con ganas de más. Desde las primeras páginas la historia consigue atraparte y mantenerte pegado al libro. Tienes mucha intriga por el futuro que les depara a los personajes. Sin duda son inolvidables, y puedes llegar a odiarlos como a Malachy padre o adolarlos como a Frank y sus hermanos. Un libro muy impactante y emotivo, lleno de momentos desgarradores. Es estremecedor cuando narra la situación de miseria e inseguridad de manera tasn realista, que viven millones de personas en el mundo. Nos deja la sensación de que no hay esperanza. Hace reflexionar bastante: nos quejamos mucho y no nos damos cuenta de que somos verdaderos privilegiados. En mi opinión es imprescindible, es de esos libros que pueden gustar a cualquier lector. No me extraña que se hayan vendido más de 20.000.000 de ejemplares de esta novela alrededor de todo el mundo. Recomiendo encarecidamente la adaptación cinematográfica.
***
“Cuando era niño miraba a mi padre, con su cabello ralo, con los dientes que se le caían, y me preguntaba por qué querría nadie pagar dinero por una cabeza como aquélla. Cuando tenía 13 años, la madre de mi padre me contó un secreto: -Cuando tu pobre padre era un mocito lo dejaron caer de cabeza en el suelo. Fue un accidente, ya no fue el mismo desde entonces, y debes tener presente que la gente que se ha caído de cabeza puede ser un poco especial.”
"Las enfermeras y las monjas se creen que uno no entiende lo que dicen nunca. Cuando tienenes diez años para cumplir once se creen que eres un inocente, como mi tío Pat Sheehan, al que dejaron caer de cabeza. No puedes hacer preguntas. No puedes dar muestras de que has entendido lo que ha dicho la enfermera de Patricia Madigan, que se va a morir, y no puedes dar muestras de que te dan ganas de llorar por esa niña que te ha enseñado una poesía preciosa que según la monja era mala"
“-¿Qué hay?-preguntó ella
-¿Va ser monaguillo?
-No hay sitio para él.
-Ah-dice ella y da una calada a su Woodbine-. Te diré lo que pasa. Es la diferencia de clases. No quieren que suban al altar niños de los callejones. No quieren a los niños que tienen las rodillas llenas de costras y el pelo de punta. Ah, no, quieren a los niños bonitos que llevan brillantina y zapatos nuevos, cuyos padres llevan traje y corbata y tienen trabajo fino. Eso es lo que pasa y es difícil seguir fieles a la Fe con tanto clasismo como tienen dentro”
“La escarcha comienza a blanquear la tierra fresca de la tumba y yo pienso en Theressa, que estará fría en su ataúd, con su pelo rojo, con sus ojos verdes. No entiendo los sentimientos que me invaden, pero sé que con todas las personas que han muerto en mi familia y con todas las que se han muerto en los callejones de mi barrio y con todas las que han faltado no había sentido nunca un dolor como éste que tengo en el corazón, y espero no volver a tenerlo. ”

3 comentarios:

Junior dijo...

¡Este si que es un descubrimiento en toda regla! No recuerdo cuántos años han pasado ya desde que lo leí, casi de manera fortuita. Pero me descubrió todo un universo de felicidad, de dureza, de emociones... Eso me llevó también a leer "Lo es" (que pierde la emoción infantil) y "El profesor" (mi favorita después de "Las cenizas de Ángela").

Sin duda, animo a todo apasionado de la lectura a leer esta gran obra de la literatura irlandesa.

Saludos.

Edmundo dijo...

Para mí es un libro de cabecera que siempre recomiendo, siempre consigue emocionarme cuando releo algún fragmento. Yo tengo pendiente de leer El profesor, a ver qué me parece.

Un abrazo.

Junior dijo...

Como te digo, "El profesor" me gustó mucho más que "Lo es", así que en cuanto tengas ocasión, léelo.