domingo, junio 14, 2009

DULCE JUEVES de John Steinbeck


Ha terminado la guerra y Cannery Row, el arrabal conservero de Monterrey, va recuperando su pulso cotidiano. Mack y los muchachos retoman el hilo de sus borracheras allí donde lo dejaron, el burdel Bandera del Oso contrata chicas nuevas y Doc reabre su viejo Laboratorio de Biología. Pero algo ha cambiado para Doc. El hombre al que todos recurren cuando tienen problemas ha perdido la ilusión por la vida y nada parece devolvérsela: ni las mujeres, ni su música, ni el empeño en terminar una monografía sobre el comportamiento de los pulpos en situaciones de estrés. Hasta que Mack y los muchachos deciden tomar cartas en el asunto: hay que buscarle una esposa a Doc. Naturalmente, sus planes acabarán torciéndose y tendrá que ser el ingenuo y adormilado Hazel, mascota del grupo, quien ayude a verificarse un Destino que los astros y las constelaciones ya han trazado.

Dulce jueves es la tercera novela de John Steinbeck que cae en mis manos,esta data de 1945. El libro lo encontré por casualidad en un puesto de libros de viejo y al haberlo terminado, estoy encantado por no haberlo dejado escapar. Como en toda novela de Steinbeck, hay muchos personajes a cada cual más llamativo. El comienzo es una serie de encuentros y desencuentros. Cannery Row es un pequeño pueblo donde todos se conocen, como anunciaba el propio policía local. En este contexto llega Suzy y encontrará todo un mundo aquí… Personajes memorables hay muchos, yo destacaría a Fauna, que hila los destinos de sus vecinos y es pura bondad, a la propia Suzy, y a Doc. Me encantan los personajes con lucha interior y que se encuentran a sí mismos, y Doc tiene todo esto. Me gusta el ambiente retratado del pueblo porque es una verdadera vida en comunidad, donde cada uno contribuye al otro y reina la solidaridad. El libro alterna escenas de lo más hilarantes (protagonizadas por Mac y sus amigos) con algunas que forman un nudo en el estómago, y claro deja fragmentos para el recuerdo. Es distinto de lo que había leído hasta ahora del autor, es más optimista y esperanzador, pero sigue teniendo su sello. Por supuesto, lo recomiendo mucho.

***

“Nadie sabe de que forma le alcanza a un hombre la grandeza. Puede yacer en la penumbra, dormida, o puede arrojarle como si fuera una de esas terribles y diminutas partículas, desde el espacio exterior. Algunas cosas sí son conocidas acerca de la grandeza: la necesidad le confiere la vida y la pone en acción; nunca sucede sin dolor; cambia al hombre, lo purifica y lo exalta al mismo tiempo, no permitiéndole nunca más regresar a la simplicidad.”

“Dicen que a quien le han amputado un pie, lo sigue sintiendo, lo recuerda. Yo recuerdo a esa chica. No me siento entero sin ella, no estoy vivo sin ella. Cuando ella estaba conmigo me sentía más vivo de lo que nunca me he sentido y no sólo cuando ella estaba agradable. Incluso cuando nos peleábamos me sentía completo. En aquel momento, no me daba cuenta de lo importante que era, pero así lo reconozco ahora. No soy tan estúpido como para no comprender que si la hago mía pasaré momentos terribles. Muchas, muchas veces desearé no haberla conocido. Pero también estoy seguro de que si no la consigo no volveré a ser más nunca un hombre completo. Llevaré una vida gris, lamentándome por la pérdida de mi chica en todas y cada una de las horas de mi vida.”

1 comentario:

Arwen dijo...

¡¡¡Uf!!!Este me lo apunto. Y qué edición tan bonita. Pero es interesantísimo, pero es que Steinbeck es un maestro. Sé que me encantará. Me has convencido.