jueves, octubre 09, 2008

UN FACCIOSO MÁS Y ALGUNOS FRAILES MENOS de Benito Pérez Galdós


UN FACCIOSO MÁS Y ALGUNOS FRAILES MENOS es un juego de palabras que apunta a dos hechos de diversa magnitud y carácter: el alzamiento carlista y la matanza de frailes de 1834. Sobre tan difícil momento histórico se anuda el hilo novelesco que ha enhebrado los diez Episodios de esta Segunda Serie, con el desenlace de la peripecia novelesca que tiene como polos a Sola y Salvador Monsalud.

Último de los episodios de esta segunda serie. Se cierra la trama abierta en El equipaje del rey José. Una vez concluida la historia mis personajes favoritos son Soledad y Benigno. Me gusta la amistad entre Cordero y Salvador Monsalud. Este es un libro de sentimientos encontrados, y el desenlace nos hace reflexionar sobre los fanatismos, cualquiera de ellos, de cualquier ámbito, tiene consecuencias devastadoras. Galdós no quedó nada satisfecho cuando terminó el manuscrito, pero en mi opinión este episodio no es de los menores. Más bien es que Don Benito era humilde.
El número 20 era el tomo pensado para concluir los EE. NN., Galdós dijo que abandonaba la novela histórica, pero el tiempo demostró que no sería así (Salvador era un reflejo de él). Diecinueve años después aparecía Zumalacárregui, marcando el inicio de la Tercera Serie. Pero eso es otra historia…

***
“Yo no soy Zumalacárregui, yo no soy lo que mi cerebro abrasado y enfermo me fingió. De repente, lo mismo que se rasga un velo, se ha roto en mi cerebro no sé qué cortina de telarañas, y aquí me tienes con una claridad en el pensar y un tino en el discurrir cual creo no los he tenido en mi vida. Pasmado estoy de que un hombre como yo, jamás inclinado a fantasías ni figuraciones, haya estado por tanto tiempo... y a propósito de tiempo... ¿en qué día vivimos? Vuelvo del país de la necedad, donde no rigen almanaques.”


“¿Daba gracias o le pedía misericordia? ¿Le ofrecía su vida, aceptando gustoso su martirio, que ni buscaba ni rehuía para que fuese más meritorio? Imposible será sondear aquella alma en momentos de tanta turbación. Pero si la apariencia y el rostro, el gesto reposado y la lengua muda son señales de un espíritu fuerte y sereno, Gracián tenía serenidad y fortaleza. O más bien sofocaba los estímulos de ese instinto invencible que es quizás el sello de humanidad puesto a las criaturas, instinto que nos encarece con elocuente modo las ventajas de vivir, contrapesando los alientos del espíritu, ansioso a veces de la muerte.”

4 comentarios:

SU dijo...

¿A por la 3ª? ;-)

Junior dijo...

¡Hay que ir a por la tercera! ;)

A ver si llega el día en que yo tome desde el principio los Episodios Nacionales...

AlexandreSM dijo...

Eso, eso!!

La 3ª Serie coming soon!

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Le recomiendo que participe Usted en el Club de Galdós aunque no sean de su edad. Ya ha demostrado que domina el tema magníficamente y que ha leído más de la cuenta sus obras. Si le pusieren alguna pega, enséñesle todo lo que ha escrito en su Blog y todo lo que sabe sobre Galdós. "La mayor parte de los sabios no necesitan ningún título que los acredite".

Quien-Usted-Sabe
LPGC